domingo, 20 de mayo de 2012

Saint Seiya Omega 08

Esta vez empiezo por dejar la liga para ver el episodio por Inkanime, con quienes aseguro no tengo nada que ver: http://inkanime.com/ver/saint-seiya-omega-8.html
Pues bien, este octavo episodio en un buen ejemplo de que Saint Seiya Omega insiste en recuperar, sin demasiada originalidad a la saga clásica, el nuevo torneo galáctico no termina sino en la llegada de un enemigo. Antaño era Seiya el herido y en su cama, quien recibía la noticia de un caballero del Dragón sobre una extraña presencia en coliseo donde tenía lugar las batallas. Hogaño, ha sido el caballero del León menor el herido en cama, y los presentimientos han estado más difundidos, incluyendo a la caballero del Águila. El presentimiento anuncia lo que ya todos imaginábamos: una usurpación del trono de Atenea. Nihil novo sub sole, Ionia de Capricornio lleva sólo un poco más lejos lo que hiciera en su tiempo Saga de Géminis. Éste usurpó el trono del Patriarca, pero no se atrevió a remplazar a Atena, que dio por oculta en su impenetrable santuario. Ionia directamente ha reemplazado a la diosa por una jovencita, que le ayudará a legitimar la transición del dominio ateniense al marciano.
Tal vez la elección del signo de Capricornio para este papel sea especialmente trágica: en la saga clásica lo recordamos como "el caballero más leal", incluso el verdadero caballero, pues porta literalmente una espada en el brazo, la Excalibur. Ionia, aunque porta una armadura perfectamente inspirada de la que portara Shura o El Cid, tiene por completo otro papel, sus poderes no siguen siquiera la misma línea, su posición no es la del leal ingenuo, sino la del traidor cínico, pero sabio. Como sea, esto nos lleva de inmediato al mismo escenario que afrontaron Seiya y sus compañeros: la guerra civil al interior de los caballeros de Atena. Incluso se diría que estamos viendo una versión transformada de un escenario que ya había planteado el Episodio G.
Por cierto, si otrora fue el enfrentamiento entre Unicornio y Andrómeda el interrumpido por la llegada del Fénix, ahora ha sido el del caballero del Dragón con la del Águila. Lástima que ni siquiera nos han dejado ver algo más de ese combate que se planteaba interesante. Apenas hemos visto de pasada un leve intercambio de técnicas, por cierto, no demasiado espectacular y que planteaba un increíble equilibrio entre los contrincantes, lo que no le hacía mucho favor al caballero del Dragón. Esto, por cierto, nos confirma que en esta serie, sólo los combates de Koga merecen atención, como vimos en el episodio pasado.
A pesar de los cambios pues, Saint Seiya Omega va adquiriendo la estructura misma de la saga clásica, tal vez de forma más rápida. El entrenamiento de Seiya y sus combates contra Shaina tuvieron su equivalente en los primeros 2 episodios; ya pasamos por el Torneo Galáctico, nos hemos ahorrado el equivalente del enfrentamiento con Ikki (que hubiera sido, posiblemente, la batalla con Eden de Orión), pasamos directamente a la batalla en y por el Santuario. En efecto, tal parece la dirección que tomará ahora la serie, Ionia respaldado por los guerreros de Marte y acaso por algún otro caballero de diversas jerarquías, contra los caballeros de bronce que encabezará Koga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario