sábado, 28 de enero de 2012

Héroes

El anime japonés es interesante, entre otros motivos, por ofrecernos diversos modelos de héroes (y heroínas, por supuesto). Sin embargo, en muchos casos, algunos de los géneros del anime son además particularmente tradicionalistas en su representación, los shounen (creo que así se escribe) más populares, incluyen héroes que casi parecen salidos de una tradición casi medieval. Estoy pensando, por ejemplo, en los héroes de uno de los animes que me cautivó cuando joven: Dragon Quest ("Las aventuras de Fly"), cuyos protagonistas hablaban constantemente de honor y de justicia, de salvar al mundo, como era también en Saint Seiya ("Los caballeros del Zodiaco"). Tal vez lo que ha cambiado entre aquellos héroes de los 90's y los actuales es la escala: los que he visto últimamente tienden más bien a proteger, no tanto al mundo entero, cuanto a sus seres más cercanos. De hecho, tal vez me equivoque, pero me parece que el clásico dilema de los héroes norteamericanos entre salvar a Louis Lane, digo a la novia, o al mundo entero, rara vez se plantea entre los héroes del anime japonés. Aún así tienen algunas escenas que no le piden nada a las de héroes más clásicos. Una excelente actualización del clásico héroe masculino rescatando a la doncella en peligro es Kurosaki Ichigo salvando a Rukia en Bleach, no por nada es una de las escenas más frecuentes en los AMV de Youtube y otros sitios.



Si el heroísmo clásico por definición es el sacrificio del placer propio en beneficio del deber, los japoneses nos han mostrado actos verdaderamente dramáticos. Por ese lado me parece representativo el anime del videojuego Tales of the Abyss, donde por dos ocasiones se le pide al protagonista que ponga su vida en juego con tal de salvar al mundo. Relistas, los japoneses tienden a mostrarnos a los héroes que vacilan, que dudan, e incluso sufren antes de arrojarse a su destino. Pero también hay ejemplos de héroes algo más temerarios, a veces incluso desprovistos de poderes, pero no por ello menos capaces de lanzarse a la batalla. Pienso en los protagonistas de Fate Stay Night y de Kamisama Dolls, de nuevo varones, bien capaces de salir a proteger lo que estiman de su deber aun si no cuentan con armas para ello (o las abandonaron o las están apenas desarrollando, poco importa, pero no las tienen).
Por supuesto, hay héroes mucho menos épicos y algo más simpáticos. También ya de hace algunos años, los Get backers, los recuerdo especialmente por otra forma de heroísmo: la gratitud. Aunque Mido siempre parecía más frío, más digno en cuanto al hecho de que la suya era una empresa en el sentido comercial del término, siempre terminaban por ayudar desinteresadamente  a más de sus clientes. De hecho, así principia la historia, de nuevo rescatando a damiselas en peligro. Ellos y otros muchos, tengo la impresión de Goku, de Dragon Ball podría encabezar la lista, son héroes con algo de ingenuidad de carácter, algo que le da siempre un aire más agradable al modelo de héroe, respecto de la seriedad de la mayor parte de sus equivalentes norteamericanos.
Haría falta más que una entrada de este blog para caracterizar correctamente todos los modelos de héroe que ha dejado el anime japonés, pero acaso la tendencia general sea la de humanizarlos cada vez más, hasta alcanzar el extremo del "héroe incorrecto" por así decir,, como el protagonista de Kurogane No Linebarrels, que realmente no tenía ningún talento y si casi todos los defectos posibles para constituirse en héroe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario