sábado, 12 de noviembre de 2011

Una historia sin historia

Hace ya varias semanas terminó el anime Dantalian no shoka, la Biblioteca Mística Dantalian. Ya he hablado de él en este blog, por lo que tenía de "superficialmente erudito", digamos, en las citas de los libros que formaban la biblioteca en cuestión. Más allá de ese punto, me pareció un anime más bien un tanto bizarro en su planteamiento, pero no por ello menos entretenido, hasta el punto de seguirlo hasta el final. Me queda la impresión de que debe haber decepcionado a más de uno, porque se trataba de un anime que en realidad no tenía la intención de contar historia alguna. Esto es, lejos de que los capítulos se fueran hilvanando en la construcción de una argumentación para llegar a un clímax final en que la trama se resuelve, uno diría que cada uno de ellos, todos autoconclusivos, fueron más bien incidentales, no tenían importancia clara con vistas a un desenlace. Fiel a ese principio, el final fue de la misma naturaleza, aunque su contenido tuvo más acción que los otros, no pretendía ser una gran conclusión de la historia, sino simplemente otro incidente de ella.
A título personal, esa forma de narrar me pareció interesante, aun si no estoy del todo seguro de que haya sido absolutamente intencional de parte de guionistas y productores. En realidad, es siempre a posteriori que uno le puede dar sentido a una serie de eventos, presentar un punto de comienzo y un final como desenlace. Es un mero recurso del escritor, que elige arbitrariamente un inicio y un final en su historia, haciéndolos más atrayentes, y organizando los eventos de tal forma que efectivamente conduzcan al final. En la vida cotidiana esa teleología no existe, el tiempo simplemente fluye, siempre se está comenzando algo y terminando algo, el individuo interpreta su vida, normalmente ayudado con ciertos convencionalismos, para poder hilvanar tramas con principios y finales, aun si, claro está, todo tiene efectivamente principios y finales fatales. Así, una forma más realista de contar una historia, es hacerlo suprimiendo por completo la trama, mas claro, el problema entonces es que todo parece banal. Más todavía cuando en algunas de esas historias, efectivamente se evidencia la banalidad de la vida, como lo fue la primera parte del capítulo 3, "Libro de la Sabiduría", en que la revelación de los más grandes secretos del universo a un grupo de niños, los lleva a la más absoluta inacción.
Tal vez por todo lo anterior se trata de una serie estéticamente bien lograda: donde los eventos en realidad no tienen sentido, queda siempre la contemplación estética. El openning y el ending, la música, el cuidado en los detalles de las historias, son sin duda los elementos a destacar de Dantalian. Por supuesto, en el contexto de un anime, también queda el recurso a imágenes estereotipadas, y creo que también las usaron con abundancia en este caso, hasta el abuso en algún capítulo. Y sin embargo, creo que la juzga con exageración quien la considere un desperdicio: por mi parte me parece un buen recordatorio de que las vidas tienen más de anecdótico que de teleológico, y representarlas así no tiene que ser una deficiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario