sábado, 1 de octubre de 2011

La Iglesia de Cluster Edge

De nuevo vuelvo aquí al tema que más me interesa del anime, la representación en él del Cristianismo, de sus prácticas, creencias e instituciones. Todavía estoy lejos de recopilar suficiente información para decir algo en concreto, pero queda la impresión de que las dos formas más importantes de ese género para introducir a las instituciones del Cristianismo en sus historias, son el tema demoníaco y el del poder. En el primero la Iglesia aparece sobre todo como una organización de exorcistas (Chrono Crusade, Ao no exorcist, en el manga Defense Devil entre muchos otros) y en el segundo como una organización con un peso muy importante en política, pero sin dejar de representar otros aspectos de su constitución (E's Otherwise). Cluster Edge, un anime shonen-ai muy ligero en su trama, pertenecería a la segunda categoría.
Cabe decir, CE comparte más de un elemento con E's: en ambas existe un "nuevo tipo" de humanos, por así decir, suficientemente iguales a nosotros para ser parte realmente del género humano, pero con poderes que los hacen temidos por buena parte de la humanidad. En una y otra historia son directamente utilizados como armas, en Cluster Edge lo son de manera más sistemática  incluso, pues son directamente "soldados artificiales". Mas si en E's eran corporaciones privadas, es decir, grandes empresas, las que se disputaban el control y desarrollo de los "espers", en CE son directamente la Iglesia y los Estados los que están en su origen.
En efecto, siendo en parte futurista, Cluster Edge nos ambienta en el pasado, no sólo porque su referencia para los escenarios parece ser sobre todo el período entre las dos guerras mundiales, sino porque el orden político está claramente controlado por Estados con ambiciones imperialistas y una fuerte presencia militar, con disputas entre sí y, claro está, contra los "nacionalistas" resistentes en los territorios conquistados. De hecho, una parte importante de los protagonistas de la trama provienen de las familias de la élite de un país ocupado recientemente por una de esas fuerzas expasionistas. Y en ello nuevamente recaemos en el mundo de finales del siglo XIX y principios del XX: los actores políticos son fuertemente elitistas, y más aún la serie debe su nombre a una institución, una academia, dedicada claramente a formar a los altos rangos de la sociedad.
En ese mundo de antaño, de Estados y de élites, la Iglesia mantiene también un papel importante en la vida religiosa y política. De nuevo me recuerda en ello a E's, no se trata de una representación maniquea de la Iglesia, sino que encontramos a diversos actores en su interior: lo mismo humildes religiosas que poderosos prelados. Si bien no nos cuentan mucho sobre sus creencias y rituales, en el plano institucional está claramente inspirada del catolicismo, contando con monasterios y parroquias, dedicados los primeros a la caridad y las segundas a la atención de los fieles. Su posición es ambigüa, aun si los prelados parecen tener suficiente autoridad como para contar con una guardia personal, sus religiosas y feligreses son víctimas fáciles de los militares. Ese lado "popular" digamos de la Iglesia de CE, lo vemos bien siguiendo a los protagonistas, que son desde luego unos de estos seres artificialmente creados y dotados de capacidades especiales, sobre todo para el combate, quienes encontrarán refugio en diversos momentos en estas instituciones.
A los prelados, por su parte, los vemos sobre todo participando del complicado juego del poder, a veces de manera responsable, pero otras no tanto. A veces se confrontan con los militares, otras aparecen como sus aliados. Como es ya tradicional en el anime, se les distingue por utilizar ropa ceremonial muy elegante de manera cotidiana, no importando cuán fuera de situación pueda parecer. Pero sobre todo, se les ve tratando de poner discreto remedio a un desastre por ellos causado, protegiendo en todo posible el secreto fundamental de toda la historia. Y es que si la Iglesia de E's tenía su "Sacramento del Calvario", la de CE custodia también secretos más elaborados si cabe, asentados en libros sagrados.  Muy concreto en concreto, el extraño arcano de la creación de la vida de manera artificial, y más todavía, no sólo de una vida humana sino incluso la de un particular dios exterminador.
Tal vez adelanto demasiado una parte fundamental de la trama, por lo que sólo diré lo que es contado desde el principio: la creación de los "soldados artificiales" que protagonizan la historia, es obra justamente de la Iglesia de CE, que para expiar su pecado intenta sistemáticamente poner fin a la generación de tales seres, y retomar el control de uno de ellos capaz de destruirlo todo. La representación apunta así a un tema particularmente caro al catolicismo, la dignidad de la vida humana y la confrontación con los medios artificiales para su generación. Tal es, digámoslo así, el lado realmente futurista de la Iglesia de Cluster Edge.

No hay comentarios:

Publicar un comentario