sábado, 9 de julio de 2011

No. 6

Acaba de estrenarse en estos días esta nueva serie de trama postapocalíptica, que aunque lleva sólo un capítulo, parece interesante para seguirla. No es ninguna novedad que el anime japonés nos lleva a escenarios posteriores a una última gran guerra, a la destrucción de buena parte del planeta o de la civilización en su conjunto. Mas lejos de significar por ello que este tipo de series nos lleven forzosamente a un paisaje destruido, varias de ellas nos plantean el tema de la reconstrucción del orden. Sin ser, como digo siempre, ningún experto, escenarios como el de Trinity Blood nos ponían frente al retorno de un orden político tardomedieval, mientras que No. 6, un poco como en Terra-e, nos invita a imaginar la construcción de un orden obsesionado por evacuar la violencia del género humano, controlado por una élite cuidadosamente formada, como podemos suponerlo por el sistema escolar en que se encuentra uno de los protagonistas.
Vayamos por partes. Tras la "última gran guerra", sólo seis regiones del mundo subsisten y son controladas por "entidades independientes", sin que todavía conozcamos bien lo que eso significa, pero en cambio queda bien claro que su función es más bien la contener la violencia, en este caso prohibiendo por completo el uso de armas. Desde luego, la tecnología futurista está al servicio del nuevo orden, aunque sin llevarnos a ejemplos excesivamente totalitarios. Empero, es ya muy claro que todos los ciudadanos portan un brazalete que les permite lo mismo el acceso al sistema de transporte que recibir información del gobierno, de la que hay que acusar recibo. Asimismo, como sucede ya en algunos países, los criminales peligrosos están obligados a portar un aparato de rastreo, aunque aquí todavía estamos por ver hasta dónde llegan los alcances de ese control.
Por supuesto, hay más de un secreto ligado a ese control. Ya nos lo anticipa la situación de fugitivo de uno de los protagonistas, que explica al otro que en No. 6 hay humanos que son cazados por otros. Ahora bien, en contrapartida, es claro ese control permite a una parte de los ciudadanos, la más visible, llevar una vida efectivamente ordenada y tranquila. Tal vez tranquila hasta el aburrimiento, como lo lamenta la abuela de uno de los personajes, dedicada por entero a la costura y a la jardinería por no haber, lo dice ella misma, nada más que hacer en las ciudades. Lo reprochará el rebelde de los dos protagonistas:"Las personas como ustedes pueden vivir tranquilamente sin tener que desconfiar de nadie". Es el ideal de una vida casi ascéptica, y en la que seguramente veremos que la libertad ha tenido que pagar algún precio.
Ahora bien, formación estricta decíamos, y ello se aprecia en la separación de los mejores estudiantes en un "Programa especial" ya desde los 11 años, según se ve siendo para ellos convenientemente estimulados por un sistema de recompensas, las cuales luce en una vitrina uno de nuestros protagonistas. Lo explica de nuevo nuestro protagonista rebelde: estudiante con buenas calificaciones son puestos en instituciones de gran prestigio. En ellas reciben clases aparentemente fundadas en el trabajo de los propios alumnos, según nos muestra la primera escena, en la que vemos una exposición escolar que por sus conceptos pareciera más bien preuniversitaria que del nivel de estos chicos.
La historia nos muestra el encuentro, harto improbable a primera vista, entre Shion, un jovencito de esa élite, recién en sus 12 años, y Nezumi, que con la misma edad, es literalmente un excluido del sistema. Entre ellos se despierta una amistad completamente espontánea, gracias a la ingenuidad de nuestro primer protagonista, que si bien está lejos de ser un inconforme ni menos un asocial pues tiene una linda amiga que quiere ser su novia, pero no parece del todo acomodado a la vida tranquila de su ciudad, hasta el punto de esperar con ansia el paso de un tifón. En esa vida irrumpe por la ventana (literalmente) el otro chico, fugitivo perseguido por el sistema de seguridad, cuyas amenazas y gestos violentos generan más bien curiosidad que temor en Shion, quien termina dándole albergue y cuidados a espaldas de su madre. Todo pues está servido para que su aburrimiento de vuelta hacia una aventura.
Aquí el primer episodio, subtitulado en francés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario