sábado, 25 de junio de 2011

Los chicos malos de la escuela como héroes

Sin ser de ninguna manera experto en el anime japonés, sin poder por tanto darle datos duros a mis afirmaciones, y aún más, a riesgo de caer en afirmaciones obvias, tengo la impresión de que el héroe que este género nos propone en los últimos años es el del "chico malo" de la escuela. Hay todo un estereotipo que es interesante analizar: se trata de jóvenes de preparatoria que a primera vista son malos estudiantes, no muy inteligentes a veces, solitarios o de pocos amigos, con fama de violentos, con poco respeto de la autoridad, buenos en artes marciales pero casi sin interés por las competencias deportivas, eso sí, galanes, mas no por ello menos temidos por buena parte de sus compañeros escolares. Mas detrás de esa imagen se revelan jóvenes que más bien han construido sendas armaduras para no lastimar sus nobles corazones de oro, capaces de sacrificarse por sus amigos y familiares, y sobre todo, verdaderos caballeros andantes que toman muy en serio el deber de proteger a aquellos con quienes han construido vínculos. No estamos por tanto en la idea de que el héroe debe ser modelo de buena conducta, pero sí en cambio un modelo ético a veces inspirado de valores dignos de guerreros del Antiguo Régimen o de la Edad Media.
Y el tema del caballero de la Edad Media viene al caso, pues no pocas de estas series nos ponen en un escenario fantástico. En efecto, aunque el "chico malo" de la escuela se instale en un escenario que es perfectamente reconocible como el de cualquier ciudad de nuestros días, no se enfrenta con bandas rivales, con criminales comunes, ni con otros antagonistas terrenales, sino que normalemente combate en el terreno espiritual, vivo o muerto o en algún estado intermedio, contra demonios y espíritus de lo más variado. Con ellos entra en contacto luego de algún violento episodio que viene a interrumpir su tranquila vida escolar, reclutándolo o reclutándolos para un gran enfrentamiento, contra fuerzas oscuras.
Si este es el modelo, obviamente hay dentro de él suficiente diversidad para darnos un catálogo interesante de protagonistas. Por supuesto, me parece que uno especialmente destacado es Ichigo Kurosaki, el héroe de Bleach, quien casi podría ser el verdadero arquetipo y tal vez el que más éxito haya tenido con los ya más de 300 capítulos que lleva el anime. Es también de los más "ligeros": hombre responsable con su familia, más bien depresivo a veces, espectacular en sus combates pero sin ser demasiado cruel, justiciero por definición, con varias chicas detrás de él, uno podría olvidar con facilidad el punto de partida de "pandillero de la escuela". Ello en cambio es más difícil con Yusuke Urameshi, el héroe de Yuyo Hakusho mucho más violento y menos noble que el shinigami sustituto. Asimismo más coherentes en esa imagen estarían Kyouchi Horaiji y Tatsuma Hiyuu de Tokyo Majin, quienes nos ofrecen además la versión "gore", digamos, de este tipo de historias, combatiendo algunos monstruos especialmente grotescos, sin ahorrar sangre al espectador. El lado "shonen-ai" lo pondría por ejemplo Akira Nikaido, el protagonista de Monochrome Factor, aunque también el lado mesiánico, pues él es ni más ni menos que un monarca destinado a proteger el mundo de la luz del de las tinieblas. No puedo evitar mencionar aquí a Shiro Emiya, el protagonista de Fate Stay Night, cuya historia reúne no pocos paralelos con todas las anteriores, pero siendo Emiya un "chico bueno" desde el principio.
Salvo pues esta última excepción, uno diría que para acabar con los violentos se necesitan a otros igual que ellos, y tal vez no es casualidad que en muchas de estas historias los protagonistas se encuentren en sus rivales a verdaderas imágenes en el espejo, como es el caso del ejemplar Ichigo Kurosaki con algunos de sus más obsesivos enemigos. Los buenos y malos se definen pues con mayor dificultad, y hasta más bien de manera contingente, por incidentes casuales que son los que inician estas empresas heroicas, incidentes que a pesar de la violencia con que alteran la vida ordinaria de estos jóvenes, se diría que les dan sentido a sus vidas, y tal vez no sea extraño que sean tan populares entre los jóvenes de nuestros días.

1 comentario:

  1. has escrito mucho u no se entiende nada yo solo busco un anime donde prota sea un rubio malo que pase de todas las chicas

    ResponderEliminar